dimecres, 30 de gener de 2013

Sobre la necesidad de Organizarse. Teoría y Práctica

. 
Querido lector o lectora: 

Tras la precedente reflexión en profundidad sobre el presente y futuro del 15M completada con el anterior post, por terminar de cerrar un poco los temas he pensado que podría ser oportuno traer a este blog, con levísimas variaciones estéticas, un post sobre organización en su momento publicado en The Oil Crash

.
La necesidad de Organizarse. Teoría y Práctica.

.
NOTA PREVIA UNO - Necesariamente, y en virtud del principio "piensa global, actúa local", el contenido de este post mayoritariamente se basa en la realidad concreta de la Península Ibérica, por lo que pido por adelantado excusas a los lectores o lectoras de otros territorios si en muchos momentos se pueden sentir algo o bastante ajenos a lo que aquí intentaré exponer.

. 



. 
NOTA PREVIA DOS - Recordemos que, fundamentalmente, vamos a hablar aquí de Organización, no estrictamente de Acción, cuya definición, en su caso, podrá ser objeto de posteriores posts, propios o ajenos. Lo digo para que no se me desengañe más de uno o una.

Porque las fases de concienciación son la Indignación, el Compromiso, y luego, sólo luego, la Acción. El activismo quiso pasar directamente, en el 15M, de la Indignación a la Acción, y así sucedió que, una vez más, se quedaron solos en el intento, demasiado salto para la mayoría de los y las humanas "normales", que lo que hubieran precisado es un de un poco más de "orden y concierto".


Teoría
. 
. 
(los impacientes os la podéis saltar, aunque yo no la escribí para eso :-D)

En los últimos tiempos han ido apareciendo reflexiones sobre la necesidad de, una vez conscientes del proceso de colpaso en que se halla inmersa la Humanidad Toda ---embalada, si no corrige el rumbo, hacia una tragedia de proporciones súper bíblicas---, dar un paso adelante, superador de la dinámica de meros espectadores que corresponde, muy a su pesar, a una parte significativa de entre todos nosotros y nosotras. 

Sí que, sin duda, procuramos desplazarnos, siempre que podemos, a pie o en bicicleta, o si ello no es posible, en medios de locomoción colectivos. También seguro que nos miramos mucho más nuestros consumos eléctricos, apagamos los aparatos en vez de dejarlos en stand-by, y la batalla de las nefandas bombillas de bajo consumo, al final, la hemos resuelto dejando la mayor parte posible fundidas... Y sí, seguro que nos abrigamos más y mejor, ponemos lo imprescindible la calefacción o el aire acondicionado, y minimizamos nuestro gasto de agua corriente. Pero, dentro de muchos de nosotros, algo nos desazona, indicándonos que todo esto está muy bien, pero que haría falta intentar ir un poquito más allá.

De ahí, a mi entender, parte la necesidad de que, cada uno y una, en la medida de nuestras posibilidades, demos precisamente ese paso hacia un mayor nivel de compromiso, en vez de limitarnos a esperar que el "profeta" de turno nos vaya abriendo nuevas vías por las que después nosotros, "desbrozado" el camino por él, transitaríamos.

Yo añadiría, a guisa de ampliación, que la propia Historia nos brinda numerosos ejemplos de las nefastas consecuencias que comportó pedirles o exigirles ---a quienes ya hacían un valioso y considerable esfuerzo con su aportación "ordinaria"--- que tomara también la iniciativa en áreas que no les eran realmente propias, siendo quizá Marx el ejemplo más paradigmático al respecto. Porque así fue, insatisfechos, al parecer, con que este pensador alemán hubiera él solito demostrado la realidad de la plusvalía y la esencia del Capitalismo, aparte de revolucionar la metodología para la correcta interpretación de la Historia y los aportes filosóficos adicionales que realizó, lo presionaron para que también "dirigiera" el "futuro", la Revolución ni más ni menos.

Resultado, por todas y todos conocido. Destrozó la I Internacional, pues nada pasó para él a ser más importante que la demonización y la expulsión de Bakunin, y no creo que sea preciso relatar aquí las salvajes atrocidades que muchos de los "seguidores" de ese talentoso judío alemán cometieron a lo largo del pasado siglo, al tergiversar, por puro autoritarismo, que una cosa es la prelación o preferencia de lo colectivo sobre lo individual cuando estamos hablando de un derecho en concreto, y otra cosa muy distinta es imponer que el más nimio interés de carácter "social" en cualquier área, llegado el caso, haya de primar incluso sobre los derechos individuales más básicos de las personas, incluidos los del derecho a la propia vida, y a la libertad en muchos de sus aspectos concretos, libertad de iniciativa, de ganarse la vida mediante el propio esfuerzo, de expresión, de movimientos, de pensamiento político o religioso... 

Al tanto, no pretendo hacer ninguna crítica fácil, y a much@s de ustedes, o a mí mismo, me gustaría habernos visto en el lugar de Lenin, o incluso de Stalin, a ver qué habrían (o habríamos) hecho. Pero vaya, hay lo que hay, y la Historia del siglo XX fue la que fue, y no otra.

Por lo tanto, de lo que se trata es de no repetir errores. Nadie va a ser el o la "caudillo" de nada, ni la lideresa o líder carismático que todo lo soluciona y lo prevé. Y es que incluso la realidad sociológica del país (Catalunya y España) donde nació este blog, también avala esa concepción de responsabilidad distribuida como única vía válida y con capacidad de transformar nuestra concepción del futuro, paso previo imprescindible para poder llegar a modificar el presente, la realidad real, que ha de ser nuestro objetivo.

Lo amplío, y concluyo con ello la "teoría". Aunque a día de hoy el 15M es poco más que un grato recuerdo, puso de manifiesto, entre otras muchas cosas, que en nuestra sociedad actual cualquier respuesta alternativa posible no orientada hacia la extrema derecha, si quiere ser mínimamente masiva, pasa por la horizontalidad más absoluta, no siendo nadie más que nadie, pero tampoco menos. Por lo tanto, y aparte de que es lógico que sea así (los pueblos evolucionan, lo que quiere decir que ni aunque surgieran "líderes" nos enteraríamos gran cosa, porque la gente más joven, aun sin saberlo, ha rebasado ya esas concepciones), es que, además, ES ASÍ, los liderazgos se quedan para las ideas, que ahí siguen teniendo todo su sentido, pero no para las relaciones interpersonales, Bakunin ha ido ganado algunas batallas después de muerto, y ésta posiblemente sea una de ellas. 
. 
. 
Práctica


"No hay mayor estupidez que querer cambiar las cosas y seguir haciendo lo mismo de siempre"
. 
---frase atribuida a Albert Einstein---
. 


. 
La experiencia organizativa nos enseña que, para que cualquier ente o entidad mínimamente numeroso pueda funcionar a satisfacción, se requiere la provisión de determinadas tareas o áreas. Sin embargo, para evitar en lo posible encasillamientos o burocratizaciones, la experiencia ha enseñado también que el número de tales áreas ha de ser el mínimo imprescindible, y que, de cara a cualquier otra área de actuación, lo que procede es la creación de Grupos de Trabajo "ad hoc" con "fecha de caducidad", que se disuelvan automáticamente una vez alcanzadas sus metas u objetivos, o pasado el plazo prefijado para su ejecución.

. 
¿Cuáles son, entonces, esas imprescindibles áreas?
. 
.
Área Económica.- Lo siento, pero el burro por delante, ande o no ande.

Esta área requerirá consumir un considerable espacio previo aquí.

Hacer cosas cuesta dinero. En otro mundo o sistema puede que sí o puede que no, pero, en el mundo real, costar cuesta dinero. Si, además, deseamos llevar adelante un proyecto que tenga también su vertiente solidaria, la necesidad de una adecuada financiación se vuelve esencial.

El voluntarismo está muy bien, y qué duda cabe que permite minimizar muy considerablemente los costes de prácticamente cualquier cosa. Pero tampoco se puede caer en el extremo de que, por una concepción quasi religiosa del culto a la pobreza, al final muchas cosas no se hagan, o se hagan mal, o se hagan tarde o en una medida demasiado escasa.

Caso típico de pobreza militante es el de aquellas organizaciones que se auto financian, por sistema, a base de comidas autogestionadas, venta de bebidas o micro conciertos con igual finalidad. Estas actividades, que constituyen en sí mismas unos valores esenciales de cara a la creación y el crecimiento del conocimiento y la confianza entre las personas, tan necesarios en cualquier mundo que quiera radicarse en la solidaridad, no deberían de verse contaminadas por tan fea faceta de constituir, encima, una de las principales fuentes de financiación, si no la única, de la que muchas minúsculas organizaciones disponen.

La escasez monetaria, a menudo, lleva a que, es un decir, por ahorrar unos pocos céntimos o euros, lo que ahora y aquí podría imprimir cualquiera pase a no ser posible hacerlo hasta mañana por la tarde, en que abre no se qué entidad en la que tan sólo hemos de poner el tóner aparte del papel, claro, con lo que, además, preferentemente le tocará imprimirlo a la persona que "domine" ese tal o cual presunto "atajo" económico. 

Pero ni queremos ser una organización minúscula, ni tampoco trabarnos en todo aquello que sí se trabaron, y se traban, quienes persisten en seguir repitiendo los mismos errores. Por lo tanto, hemos de mirar de financiarnos por cauces más sólidos y estables, y hemos de resituar al voluntarismo en su justa medida. No se trata de contratar a nadie para tarea alguna, ahora vuelvo sobre ello, pero sí de que la añadida necesidad económica que conllevan cantidad de actividades no suponga un freno o un retraso, no digamos ya, muy a menudo, un obstáculo insalvable. 

No, no se trata de "contratar" a nadie, para nada. De hecho, la corruptela de "¿y eso, a golpe de talonario, no hay quien nos lo pueda hacer?" no cabe duda de que ha estado tanto en la base de corrupciones bastante mayores, en aquellas organizaciones que dispusieron o disponen de mucha "pasta", como en la de la excesiva respuesta, en sentido contrario, dada y llevaba a cabo por el activismo más íntegro y más puro, a la mayoría de cuyas individualidades, a nivel personal, admiro y me fiaría de ellas con los ojos cerrados, pero para nada me sucede lo mismo con sus métodos, con sus proyectos, o con sus resultados efectivos.

Los afiliados y afiliadas a la central sindical CNT en los años 20-30 del siglo pasado pagaban, de cuota, un día de salario al mes, en aquellas épocas (ahora vuelven) en las que ni había vacaciones retribuidas, ni se pagaban los domingos o festivos, ni había pagas extra, ni había seguro médico, ni de paro, ni nada de nada. 

O sea, que pagaban un día de los veinticinco laborables que, por promedio, tenía cada mes, un cuatro por ciento de su salario bruto, por tanto. Y como dispusieron de tan saneado sistema de financiación (lo de los atracos a los bancos nunca pasó de ser, a nivel aritmético, poco más que una anécdota), pudieron hacer grandes cosas, crecer y hacerse muy grandes, y si al final las cosas no salieron bien fue por otras razones, no por falta de una sólida Tesorería.

Así que, en virtud de todo lo expuesto hasta aquí, una posibilidad es crear tres niveles de compromiso económico.

Nivel Preferente: pagar cada mes el cuatro o cinco por ciento de nuestros emolumentos o ingresos brutos ordinarios. De ser preciso, y quien las tenga, pagaría también tal parte de sus pagas extra si alguna circunstancia coyuntural así lo aconsejase.

Nivel Ordinario: pagar mensualmente una cuota fija, que sería deseable que no fuera inferior a los 20 euros.

Nivel Future: quienes, por ser mileuristas, por carecer de ingreso alguno, o por razones similares, no se puedan permitir pagar prácticamente nada, estarían asociad@s desde una cuota simbólica, mensual o trimestral, de digamos un euro.

Derechos: Independientemente de su nivel de aportación económica, todos los miembros del club ostentarían absolutamente los mismos derechos y obligaciones, genéricas o específicas, que serán exclusivamente las que nosotras y nosotros mismos decidiéramos, y ninguna más, ni ninguna menos, de tales obligaciones o derechos.

Adicionalmente, sería necesaria una web que aceptase donaciones gratuitas, sistema Pay - Pal o sistema el que sea. Habrá gente que quizá no tendrá otra forma de contribuir, y querría hacerlo, y es legítimo aceptarlo.


Área de Extensión y Expansión

Abarca todas aquellas tareas a realizar al respecto que requieran presencia física de personas para poder llevarse a término.


Área de Comunicación Externa.

Se habrá de poner extremo cuidado en para nada confundir la mayor aptitud para esta área con la de ostentar un mejor dominio de las herramientas informáticas, si no queremos caer en un error clásico del activismo actual. 

Sé por qué lo digo, saben mucho de informática, pero, a menudo, carecen de criterio a la hora de seleccionar lo fundamental, lo esencial de las cosas. No tienen ninguna culpa, nunca debió de cargárseles con la selección de contenidos: si a menudo ni siquiera eran capaces de redactar un párrafo mediano sin irse a las cuatro o cinco faltas de ortografía o sintaxis, qué iban a ser capaces de seleccionar con rigor, criterio o regla alguna... Saben informática, lo que ya es bastante, pero el debate de los contenidos lo habrán de llevar, preferentemente, quienes valgan para eso, como se hace con cualquier otra área o tarea, no quien "domine la herramienta", la ruta o el destino de un viaje son una cosa, y quien conduce el vehículo de la excursión, otra, así de sencillo. 

Tiempo atrás, en vez de tanto andar negociando nada con la prensa, humilde y anónimamente depositábamos físicamente nuestras escuetas y personales notas de prensa sobre las acciones que hubiéramos llevado a cabo. A menudo nos las publicaban, diversos diarios, y a día de hoy tendremos más posibilidades de ir filtrando noticias cómplices, aunque sean menores, si se las hacemos llegar por tal cuasi anónima vía (correo electrónico, cartas de los lectores) a la o el becario mal retribuid de turno, pero aún cargada de ilusiones que nos pueda leer en primera línea, que no si nos empeñamos en tiras y aflojas con peces intermedios de las diferentes redacciones.

Necesitaríamos una página web específica, y también uno o más blogs.


Área de Confección de Contenidos o de Propaganda. 

Aquí entraría la gente a la que le gusta escribir, o no pueda evitar hacerlo, y también aquella a la que le gusta tan sólo leer, hacemos falta todos, y entre todas lo haremos mejor. Igualmente importante será la participación de tanto apasionado por lo gráfico, cualquier foto hecha por cualquiera puede ser buena, o puede ser pésima, pero de todas formas habrá que diseñar logos, quizá camisetas, gráficos, más toda la vertiente audiovisual...

Muy importante, todo lo que produzcamos debería de llevar incorporada su chispita de buen humor, en forma de viñeta, frase o cita,...


Área de Infraestructuras.  

La más vital, junto con la de Economía, pero no son los mismos trabajos, ni las mismas responsabilidades. Necesitamos tener un punto físico, aunque sea el domicilio de alguno o alguna de nosotras, donde tener radicados los materiales que sabemos podremos necesitar, tales como pequeños equipos portátiles de sonido, material para montar un punto informativo (incluida la mesa y las sillas, o la carpa si la hay), material para la elaboración de carteles o pancartas,...


haciendo falta, además, claro está, el

Espacio de Comunicación Interna. 

Necesitaremos tener nuestras propias listas de correo electrónico, preferiblemente dos, una "técnica" ("¿cuántas octavillas hacemos de tal cosa?" "¿quién sabe dónde está la mesa plegable?") y otra de debate. Y sería deseable, también, tener un blog, aparte del de comunicación externa.


y siendo seguramente muy conveniente contar, también, con un

Área de Formación Permanente

aunque, mientras exista este blog, quizá ni la necesitemos, salvo tal vez para el debido e ineludible aprendizaje informático...


* * * * *


Y bien, tanta chuminada, ¿para qué?

Pues para visibilizarnos. Las plazas no son propiedad de nadie, ni siquiera del 15M, y si queremos dejar de ser poco más que un conjunto de buenas disposiciones e intenciones, hemos de hacernos ver. Hemos de montar paradas en las plazas, siempre en las zonas soleadas (vaaale, menos en verano, claro), y no buscando tanto el repartir y el repartir como el conseguir que la gente, aunque lleguemos a mucha menos que en otros puntos quizá de mayor afluencia, sí que se pare a hablar con nosotros, que será nuestro objetivo fundamental, y no el de repartir y repartir. 

Al efecto, y salvo en ocasiones muy singulares, de ordinario evitaremos nuestra presencia en los lugares más concurridos o a las horas en que la gente lleva más prisa, pues ante todo nos verán como un obstáculo más, por lo que los días idóneos para "actuar" serán los sábados o los domingos, por las mañanas y por las tardes mientras haya sol (cada uno y una haciendo sólo unas horas) en parques o zonas concurridas, pero tranquilas.

Si hay gente con suficientes ganas e ideas, se pueden ir pensando performances u otras actuaciones, teatralizadas, de danza, flash-mob,... Lo importante es que nos pongamos en marcha, y para eso nos tenemos no solamente que ver, sino también que, de alguna manera, "asociar".

Y quizá, incluso, algún día lleguemos a manifestar pacíficamente en las calles nuestra exigencia de que se deje de engañar a la gente con la promesa de un futuro que sabemos que no va a ser posible, y ya ni siquiera deseable.

¡Ánimo, y a por ello! Y recordemos que "Fe no es esperar, Fe no es soñar, Fe es penosa lucha para el hoy y para el mañana..." Está en catalán, claro, pero se entiende casi todo, cop = golpe, falç = hoz, blat = trigo,... y además, a continuación pone la letra en castellano. 


Claridad, Racionalidad y Solidaridad.
. 
. 
saludos cordiales.
ET & forrest gump. 
..  
.. 

1 comentari:

  1. Esto va a cierto documento que tú y yo sabemos :P y que por cierto le gusta a la antigua inquilina del edén :D!!

    ResponElimina