dimecres, 23 de gener de 2013

Sobre el presente y futuro del 15M en general (y IV)

. 


Querida lectora o lector: 

Tristemente o no, la Asamblea 15M del barrio del Raval ha decidido no volver a reunirse hasta el próximo marzo. Bien, deseo que esta pausa les permita comprender que su papel, lo que han hecho hasta ahora, y lo que aún puedan hacer, es sumamente importante de cara a cualquier intento de vertebración del territorio, de creación de un auténtico comité de barrio, aunque sea en embrión, y que, por tanto y bajo mi criterio, no tan sólo no deberían de "plegar", sino, por el contrario, plantearse objetivos realmente asumibles y alcanzables, empezando por el primero y más urgente, hallar nueva gente interesada en participar, y el segundo básico para poder llegar a ser referente de algo, visibilizarse de verdad. 

Así es, no voy a andar realizando yo tan despiadadas, hasta en ocasiones desalmadas críticas para que, al final, en vez de progresar entre todos y todas e intentar establecer la verdad más allá de quien la dice o la deja de decir, lo que suceda sea que se disuelva todo o se dedique nadie a buscar cabezas de turco de algo que, en realidad, sencillamente nos pilló, desde inicio, con el paso un tanto cambiado, cosa corregible. 

En todo caso, aquí va la cuarta y última parte de esas largas reflexiones, que precisamente en la línea de intentar evitar seguir caminando por ese vía de auto jibarización (camino que, no obstante, finalmente se optó por seguir, con los resultados conocidos), realicé, pues eso, hace ya como un año, y que nadie creyó oportuno tener en cuenta por aquel entonces. 

Nada hay a perder, así que vamos a ello. 

. 

TOPICAZOS A DESTERRAR DE UNA VEZ POR TODAS. 
. 
. 
"la gente no viene a las asambleas porque le aburren los debates interminables". 

Excepto en el caso de una muy pequeña parte del mundo activista, por lo demás, completamente falso. Enunciado correcto, "la gente no viene a las asambleas porque se aburre con los debates sobre PIJADAS, sean interminables o no". Y entre las "pijadas", lo siento, están absolutamente todos y cada uno de los detalles técnicos sobre las acciones que deberían de tratarse exclusivamente en las correspondientes comisiones o grupos de trabajo, nunca en las asambleas. 

La razón fundamental de la participación de la gente en las asambleas, cuando eran tales y se juntaba muchísima más gente, era porque eran amenas y bastante anónimas, no le demos más vueltas. Y esa amenidad precisamente radicaba tanto en los contenidos que se debatían como en los niveles a que se llegaba a veces a profundizar. Pero, claro, si el "debate" es sobre si se han de hacer mil o dos mil octavillas, o sobre quién se compromete a repartir, o sobre no se sabe bien qué otra cuestión igualmente nada enriquecedora para nuestros cerebros, es normal que la gente pase de venir, no todo el mundo puede perder dos horas para al final salir de las reuniones no tan sólo sin el más mínimo avance mental o de conocimiento, sino encima sobrecargad@ con la mala conciencia de que no se ha sumado "activamente" a nada, como si la propia participación en la asamblea no fuera ya un valor en sí mismo (y un cierto o segundo peldaño o nivel en la escala del compromiso, superior al de simplemente acudir a las manis masivas) 

El resultado, sólo mantiene su asistencia el activismo, ese que se caracteriza porque nadie necesita al parecer ya debate alguno en profundidad sobre cuestiones claves, y así, por poner un caso, lucharemos contra los recortes en sanidad sin, sin embargo, plantearnos para nada en la práctica si el modelo vigente se ajusta en algo a aquél que querríamos tener. Pragmatismo economicista por todas partes, "defendamos lo que hay, y luego (o sea, nunca) ya debatiremos si queremos este u otro modelo". Normal que la gente pase olímpicamente de venir a nada, normal que Félix Rodrigo Mora nos ponga tan frecuentemente a parir X-D  

Además, es un hecho super constatado el que la pobreza ideológica en los debates de las asambleas es una puerta abierta a la infiltración, puesto que fácilmente se sumarán al activismo, repartir octavillas de cualquier manera lo sabe hacer cualquiera, y así pueden "medrar" en "status" interno sin temor a que debates ideológicos de más rango dejen patente a todas luces, por aquí y por allá, en qué lado real de la barricada se encuentran. 

Guste o no, es un hecho el que nada realmente importante se debate en las "asambleas", pero, eso sí, en cuanto te descuides, te encontrarás organizada una charla sobre lo que sea, charlas en las que unos expertos o expertas, normalmente con titulación universitaria, sentarán previamente cátedra sobre el tema, anulando, en la práctica, cualquier posibilidad de enfoque de igual a igual sobre la cuestión por parte del resto de asistentes, con lo que en realidad estaremos hablando de una "clase", no de un debate propiamente dicho. 

No me parecen mal tales charlas, pero sólo las encuentro oportunas si se llevan a cabo después de que la gente haya expresado en el foro adecuado, la asamblea, sus respectivos posicionamientos o conocimientos previos sobre el tema que pueden llevar a que, en efecto, se pueda considerar conveniente que alguna o algún "experto" nos aporte su punto de vista. Pero si tal intervención "ilustrada" se produce sobre mentes en las que previamente, como aquel que dice, no habían ni surgido aún dudas sobre nada por mero desconocimiento, lo que estaremos haciendo no es promover ningún debate, sino "impartir doctrina". 

Una asamblea, como más o menos ya he dicho aquí mismo, es algo más que una mera suma de individualidades, es un grupo u órgano comunitario y, por lo tanto, tiene su "vida" propia como tal. Y esa "vida", y no la de las individualidades, es la que nos ha de interesar y debe de contar desde la óptica de intentar ser una herramienta útil de concienciación y movilización social, son las acciones conjuntas finales que sea capaz de llevar a cabo lo que realmente definirán a esa asamblea, no quién puso el huevo, quién lo recogió o quién lo frió. 

Así fue en junio, julio, agosto ---[ ...de 2011, recordad que esto está escrito en enero de 2012, el año pasado ]---, pero ahí se comenzó a diluir todo, y a olvidarse, por ejemplo, de lo que ya demostró Agustín García Calvo hace más de dos décadas, que "hablar es hacer", o como insiste ahora Féliz Rodrigo Mora, que la "palabra bien formulada y expuesta" es en sí misma un valor y uno de los activos de las verdaderas asambleas. Hoy en día sucede justo al revés, y todo lo que se salga ni un pelín del estricto debate sobre la super minoritaria acción de turno es rápidamente rechazado por innecesario, inoportuno y contraproducente. 

Quiero aclarar aquí, además, que no me parece mal en absoluto que un grupo de activistas se organice en torno de todos estos parámetros que ahora estoy criticando en tanto en cuanto componentes de las asambleas. Al contrario, un grupo de activistas tiene todo el derecho a organizar sus reuniones como quiera y considere más conveniente. Pero es que aquí se supone que aún estamos intentando hacer asambleas, y determinadas dinámicas, legítimas, insisto, como sistema de funcionamiento de un grupo, no pueden tener cabida o "traslación literal" a las asambleas propiamente dichas. 

Sé de qué hablo. El grupo sindical al que pertenezco es, concretamente, uno de esos núcleos de irredentos activistas, y se rigen por unos parámetros muy similares a los aquí descritos. Sin embargo, ni hartos o hartas de vino se les ocurriría trasladar idéntica dinámica a las asambleas de trabajadores propiamente dichas, pues son los y las primeras en saber diferenciar que una cosa es una cosa, y que otra cosa muy distinta es una asamblea. Sin embargo, en las actuales "asambleas" 15M, tal diferenciación hace tiempo que ha dejado de existir, y hasta es mal vista si en algún momento se llega a producir o sugerir. 


"la gente no viene a las asambleas, pero luego participa en las acciones" 

Completamente falso. Excepción hecha de manis o acciones unitarias y masivas, nuestra cotidiana experiencia nos demuestra que, casi siempre, quien se suma al final a alguna acción, siempre ha estado también previamente en la asamblea, es la excepción que no sea así. Distinto es el caso de las charlas o debates, en los que ahí sí que aparece gente no habitual de las "asambleas", pero el enunciado de la afirmación cuestionada habla de que "luego se suman a las acciones". 

Por lo tanto, el enunciado correcto es 

"la gente, ni viene a las asambleas, ni tampoco participa luego en las acciones". 


------

Un último apunte final 

Aparte de que nuestro posible crecimiento dependerá básicamente de la cantidad de gente "nueva" no adscrita actualmente de forma activa a ningún colectivo de lucha que logremos "captar", en todo caso se ha de tender a la interpenetración y no a la disputa de espacios o militancias. Dada la realidad, debemos de ir, sí, a todas las entidades activas y mínimamente "progresistas" que haya en el Barri, pues sería bueno poder llegar a crear una coordinadora o espacio estable y periódico de encuentro entre todos esos colectivos. Sin embargo, el 15M, por vocación, ya era el espacio común de encuentro de TODAS las reivindicaciones, y eso tampoco lo hemos de olvidar, no es nuestra vocación ser un club más, sino el clubs de clubs que fue el 15M, y que serán también los 15M por venir, iguales o mejores que el actual. 

saludos cordiales. 
eladio. 
.. 


...y así terminaba aquella bienintencionada misiva, infructuosa por completo entonces. ¿Infructuosa también ahora?  

En fin, ya se verá. Por lo demás, mi previsión es la de destinar los siguientes posts al nunca abandonado proceso reivindicativo abierto con la huelga de hambre en telefonica de Bcn de noviembre pasado, y que, de cara al próximo Congreso Mundial de Móviles, puede que tengan bastantes cosas a decir, léase acciones múltiples a llevar a cabo. Objetivo principal: mejorar lo de muy bueno ya alcanzado en aquella ocasión. Cuestión clave: que no se quede todo, o principalmente, en una mera reivindicación corporativa o de empresa, los y las telefónicas deben, con urgencia, aterrizar, bajar desde su socialmente tan avanzada nave espacial hasta el mundo real, pues si el mensaje es ése, la telefónica en lucha, se les echará encima, en masa (por perturbar un congreso tan esencial para toda la ciudad), la inmensa mayor parte de la opinión pública, la misma que nos apoyaba entonces de manera bastante incondicional.    


saludos, salud y solidaridad 
Et muy almado & forrest gump. 
.. 


. 

. 

.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada