diumenge, 30 de desembre de 2012

¿Dónde descarrilamos? (y IV)

. 

El tan absurdo como fatídico intento de salto desde la Indignación a la Acción 


Queridos lectores o lectoras: 

. 
Así que "de la Indignación a la Acción"... 

Ya, ¿y qué más? ¿desde el Parvulario al Máster de postgrado? ¿de alevin a profesional senior? Pero bueno, ¿nos volvimos definitivamente idiotas, o qué fue lo que sucedió? Porque, de verdad, ¿como se pudo sostener tal barrabasada, que choca frontalmente tanto con los más elementales principios de la razón como con el propio talante natural de los seres humanos? 

Naturalmente que, en un momento dado, se ha de pasar a la acción, porque, si no, ¿para qué tanto esforzarse o tanto bla, bla, bla? Vale, vaaale, de acuerdo, pero... ¿y en qué concretamos tal acción? Quiero decir, ¿cómo y de qué manera podremos hacer una previsión de llevar a cabo algo con unas minimas probabilidades de éxito? O, lo que es lo mismo ¿cómo se va a poder programar, razonable y fiablemente, ninguna acción si, previamente, no conocemos el grado de compromiso que está dispuesto a asumir la gente? ¿Nos lanzamos a la pisciona, ¡hale!, y a ver qué pasa?

El grado o nivel de compromiso PREVIO de las personas, claro, que luego a lo mejor incumplirán o sobrecumplirán, pero que, por promedio y de media, nos puede dar una idea, si bien aproximada, de qué podemos proponer, y qué queda absolutamente fuera de lugar. 

Así es, compañeros y compañeras, EL COMPROMISO, porque la trayectoria normal de cualquier ser humano "en vías de concienciación" (y todos y todas, en mayor o menor medida, estamos permanentemente en esa vía)  pasa sin duda por que, tras haber escuchado y reflexionado sobre las diversas cuestiones que nos afectan, esa reflexión, junto con la INDIGNACIÓN, y no otra cosa, nos conduzcan a definirnos y plantearnos hasta qué punto querremos comprometernos en defensa de nuestro criterio y nuestros principios. 

Pero no, claro, había que ir corriendo, una vez y otra, a "asaltar", a "tomar" la "Bolsa" de turno, olvidando eso tan elemental, pero por lo que se ve nunca suficientemente repetido, que la cronología correcta (y la única posible) fue la de "salieron las masas a la calle, y se tomó la Bastilla", y no de la revés, Y NO DE AL REVÉS, JODER !!! 

¿Cuántas meteduras de pata más ---[ dándole plenamente la razón a Félix Rodrigo Mora en sus acusaciones de que el "activismo", en buena parte, no es sino un apéndice más del estado ]---, cuántas meteduras de pata más, insisto, y cuántos procesos limpios y admirables, como era este del 15M, se verán manchados, y finalmente masacrados, por esa lacra de la típica impaciencia infantil alcohólico revolucionaria de los y las activistas de toda la vida, la mitad de ellos (bueno, no tantos, claro :-D) delatores, confidentes, infiltrados e infiltradas, agentes policiales o del CNI muy bien "posicionados" y vistos en ese mundo, caso descarado del Barrio de Sants? 

No hay más. Cierto que el compromiso final de la gente se verá en la acción, y no en otro sitio, de acuerdo. Pero, de cara a que esas acciones tengan la mayor relevancia posible, ¿no es preciso poder hacer previamente esa evaluación "grosso modo" que cuánta gente ha expresado su compromiso previo y genérico sobre este tipo de propuestas o de estas otras? ¿Para qué voy a proponer el asalto a la comisaria dels mossos de Les Corts :-D , si sé que tal propuesta no atraerá sino a zumbados y zumbadas como una misma X-D? ¿Para, en realidad, DESMOVILIZAR ;-( , y que la gente "normal" se sienta culpable por no dar la talla, por no alcanzar el nivel? 

¿No habría que haber comenzado por "cultivar" ese compromiso de la gente, haciéndoles ver que su simple asistencia a las grandes citas o acciones ya era y es encomiable, y muestra de un cierto nivel de tal compromiso? ¿Verdad que sí? Y claro, para luego, a partir de ahí, haber seguido intergrando progresivamente a las personas en esa línea de compromiso, elogiándoles, porque se lo merecen, su mera asistencia a las asambleas, pues ya significa ello dos grados de compromiso, grandes convocatorias y asambleas. ¿No hubiera sido ese el comportamiento que tanto la Razón como la Emoción habrían señalado como el más indicado? 

Y, en fin, está claro que a cualquier persona que se acercaba a tales asambleas con una mínima buena voluntad y predisposición a hacer algo más que escuchar, automáticamente, por "norma", vaya, se la debería de haber incluido en la comisión de difusión, nivel elemental, cuyo compromiso no es ni puede ser otro que el de, en la modesta escala que esté a su alcance o se vean capaces, hacer difusión de nuestras ideas, de nuestras hojitas, aunque solamente sea en el seno de su propio hogar, o buzoneando en exclusiva los de la propia escalera, o comentándolo en el súper o la tienda en la que hay aquella persona que parece tan maja... 

Pero no. Por el contrario, y despreciando ese nivel de compromiso bastante aceptable ya existente, lo que se hizo fue avergonzar, AVERGONZAR, SÍ, a quienes no eran capaces de seguir el ritmo que marcaba la cabeza del grupo, el activismo más activista. 

Así que (y en una de sus características súper brillantes ideas), visto el esfuerzo que le costaba a la gente seguir el ritmo, van los zorrocotrocos y zorrocotrocas de turno, y no se les ocurre mejor idea... que la de redoblar el ritmo !!!, ¡¡¡ qué gran idea ---[ "Ya somos suficientes (jajajajaja, y no éramos ni ochocientos sobre una población de más tres millones), lo que nos falta ahora es actuar..." (Pça. Catalunya, mayo de este mismo 2012, y no se lo pierdan, ¡¡¡ la intervención más aplaudida y celebrada de todas !!!) ]--- !!!!! ... con los únicos resultados esperables: el desastre  y la masiva decepción. 

De la Indignación al Compromiso, y luego SOLAMENTE LUEGO, del Compromiso a la Acción, no hay atajos, JOER, dos y dos seguirán siendo siempre cuatro en ese sistema de numeración de base diez de que nos hemos dotado los humanos, y todas aquellas hipótesis o planteamientos que partan de saltarse tal obviedad, absolutamente todas ellas, conducirán al más o menos estruendoso de los fracasos, como nos sucedió, en efecto, con el 15M, que en paz descanse. 

Porque, ¿qué hemos adelantado con ese continuo forzar el ritmo de la gente? ¿Quemarla? ¿Verdad que sí? Bien. Y ese, ¿no era precisamente el objetivo de las fuerzas de seguridad del estado, so bobo-activistas, el que la gente se retirara de la lucha para, en el mejor de los casos, no volver en mucho tiempo? ¿Veis como Félix Rodrigo Mora tiene mucha más razón de lo que quereis aceptar


Pues bueno, así lo vi, y así se lo he relatado. 


Saludos, Salud y Solidaridad. 
ET desalmado & forrest gump. 
.. 
. 

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada