dissabte, 11 d’agost de 2012

Necesitamos una Revolución.


--- 




Pocas veces la Historia ha vivido, en la práctica y en los últimos siglos, un modelo más inmovilista y anquilosado que el habido en las últimas tres décadas hasta ahora, y que por ello (aunque no sólo por ello), incapaz de tener la suficiente flexibilidad, está haciendo aguas, como bien sabemos y conocemos los y las 'adelantad@s' de la zona euro mediterránea de este Planeta. 


Al mismo tiempo, la más elemental cordura nos indica que cualquier enfrentamiento violento o guerra contra el Sistema en la que entremos se saldará con nuestra indudable derrota. 



_________________ 




Hete aquí, pues, por qué paradójico camino, no podemos sino llegar a la conclusión de que la única Revolución posible habrá de ser necesariamente (en la forma y el fondo, y no en la apariencia, sino en la realidad) una un tanto peculiar versión del clásico concepto de Reforma Radical. 



Paradoja, sin embargo, llena de ventajas por todas partes. En ese sentido, el 15M, entre las variadas cosas que puso de manifiesto, está el hecho de que las llamadas al cambio radical, si ello no implica la utilización inicial de la fuerza por la parte 'revolucionaria', tiene un amplísimo campo social capaz de movilizarse, como quien dice, al instante. 



Sí, sabemos que el Sistema INTENTARÁ UTILIZAR LA VIOLENCIA contra nosostros y nosotras. Y seguramente que lo puede hacer, o lo hará, y si algo recoge de hecho claramente la Historia es que siempre, siempre ha acabado recurriendo a esa violencia. 



Ahora bien, e intentaré poner un símil. Los días de huelga, un clásico son los piquetes que, informativos o informativos (¿qué piquete no es 'informativo'?), al final conducen a que mucho esquirolaje se la tenga que tragar, y no pueda ir a currar porque los transportes públicos o privados están colapsados, o al patrón no le queda más remedio que, para evitar males mayores, acabar echando el cierre. 



Sin embargo, y en una huelga de empresa(*) en la que el 99% de quienes curran estén de acuerdo en secundarla activamente: ¿para qué puede precisarse el piquete, o con quién se peleará éste? Si el 99% decide que no curra allí ni dios, ¿qué mejor piquete que una asamblea general celebrada a la puerta de ese centro?  



Reproducido a escala por todo el mundo laboral: ¿podría acaso la Policía abrir, en una ciudad como Barcelona, ABSOLUTAMENTE TODOS LOS CENTROS LABORALES, porque éstos estarían tomados por los y las trabajadoras? Es más: ¿Cómo se movería esa hipotética Policía, en una ciudad llena de vehículos voluntariamente cruzados por las calles por aquí y por allá? 



A donde quiero llegar a parar es que la mejor manera (si es que no es la única), de intentar evitar que el Sistema utilice la violencia es que tenga ante sus ojos la evidencia de que la podrá utilizar, sí, pero no le resultará eficaz para sus fines, y muy probablemente tampoco para simplemente intentar mantenerse. 



Y atentos y atentas, que con todo esto para nada se está cuestionando el derecho de las personas a la legítima defensa. Tan "LEGÍTIMA" como "DEFENSA", NO "ATAQUE". 




________________ 



(*) Aunque infortunadamente poco frecuentes, estos casos existen, pues, por mi experiencia directa, he vivido en dos ocasiones una huelga así, y eso sí, en ambos casos se trató de huelgas convocadas con carácter y duración indefinidas. 



La primera, como trabajador de un centro de una plantilla de unas ochocientas personas de las que tan sólo no secundaron el paro veinte (nadie de a pie, dieciséis curry-jefes, más la Jefatura máxima, claro está) Y así durante doce días :-) , 1978, sí,...  



La otra experiencia fue como piquete de apoyo a una de las primeras huelgas con seguimiento importante habidas en Barcelona en el telemárqueting, huelga en la que tan sólo entró a trabajar la Dirección de la empresa, NADIE MÁS, y si hablo de 'la dirección de la empresa' ya comprenderán que no me estoy refiriendo precisamente a algo así como un locutorio o una empresa muy diminuta, pues era (y sigue siendo, tras diversos cambios de nombre) una multinacional de las Telecomunicaciones, empresa o multinacional para la que, aclaro, me congratulo de no haber trabajado en mi vida, y que por lo que a mí respecta, ya se podría ir a pique ahora mismo, que todo el mundo (menos ellos o ellas, claro o tan sólo quizá) saldríamos ganando. British, por supuesto, ¿cuál iba a ser, si no? 



.. 

3 comentaris:

  1. fuera los 500.000 politicos que solo hacen que matarnos de hambre¡¡ :)

    ResponElimina
  2. Para saber lo que es una democracia real solo tenemos que observar lo que hacen las dictaduras o seudodemocracias para mantenerse.
    Las democracias actuales son democracias representativas. Depositas un voto, para que gane un fulano (para que gane no para que sirva) que realiza unas promesas que no tiene por qué cumplir, porque para eso está tu voto, para eximirlo de responsabilidad sobre las decisiones que toma.
    Lo mas interesante de nuestras democracias no son los sistemas electorales, sino la puerta abierta a la libertad de expresión y de reunión, que en teoría abren la puerta a una democracia directa.

    ResponElimina